Lunes, 04 de julio de 2016

Siempre esperando, mirando las manecillas del reloj,

mi corazón siempre latiendo, deseando ese momento

en que mis sueños se hagan realidad, poder verte,

besarte, abrazarte, tenerte, gozarte....,

y esos momentos nunca llegan,

siempre, surgen imprevistos, ajenos a nosotros

o al menos, es lo que siempre mi corazon escucha;

que dura, es la espera, una lucha constante,

que mi alma anda en pena dia tras dia,

por tu ausencia; Y ¿cuántas veces se pregunta? si llegará,

ese día, en que podamos juntarnos y disfrutar

los momentos de amor, pasión, que mi ser necesita y,

tanto anhela, ese amor que dia a dia se va alejando,

la distancia, dicen,  es muy mala consejera, 

y mi corazón siente mucha pena, porque ese amor

se va apagando, como se apaga una vela,

poco a poco, su llama cada vez con menor fuerza,

aunque un dia se avive por momentos, el resto....

se va lentamente consumiendo, poco a poco.

Y la tristeza va invadiendo todo mi cuerpo,

aunque yo me resista a ello, y luche por esa llama,

por ese amor que un día fue inmenso, y quiero conservarlo

para hacerlo mio, eterno, y guardarlo muy adentro,

aunque yo, dia a dia mi corazón y mi alma,

sigan con esa llama del amor tan viva.

Aqui estaré, esperando y mirando el reloj

a cada momento, entrechando mis brazos

hacia mi corazón deseando tanto ver a mi amor. 


Angela Ucher Soto

derechos reservados.



Publicado por angela.67 @ 16:22
Comentarios (0)
Comentarios