Martes, 06 de enero de 2015

Quedamos la otra tarde, y yo coji el tpte publico,

y alli estabas tú esperándome, alerta, a cuando yo llegara

con tu dulce sonrisa me saludaste, y cojidos de la mano

me dijeste, ¿vienes a casa a tomar una copa?

¡sí claro, me encantaría!

y alli nos dirijimos sonriendo como dos niños.

Entramos, y una vez en el salón, me quitaste el abrigo

nos sentamos y tú me brindaste la copa

con la que hicimos un bello brindis por nuestro encuentro.

Me enseñaste tu casa, acogedora, limpia, se respiraba

mucha tranquilidad y paz, y en enorme salon

nos volvimos a sentar, me cogiste la mano,

acariciándola suavemente, mientras conversábamos amistosamente

poco a poco, la ternura se iba convirtiendo en deseo,

nos encontrábamos a gusto charlando riendo y bebiendo,

pero poco a poco nos fuimos acercando el uno al otro

y entonces esa pasion se nos apoderó rapidamente

y entre caricias, y roces, nos embargaba la pasion

ese sentimiento tan ardiente que finalmente

se desato en besos......etc......., pero fuimos conscientes

de que no podía suceder nada más, pues fue la primera cita

maravilloso encuentro, y todo lo que ocurrio en él

la atracción fue mútua, pero el destino es el encargado de juzgar

a las personas y ponerlas en el camino correcto.


Angela Ucher Soto

derechos reservados.





Publicado por angela.67 @ 13:24
Comentarios (0)
Comentarios