S?bado, 29 de noviembre de 2014

e

En esta tarde, desapacible de lluvia incansable

miro desde mi ventana, como van cayendo la gotas de agua

resbalando por los cristales de la ventana,

la calle, está totalmente desolada, no se ve a nadie.

Se respira tristeza en el aire, nadie va paseando por la calle

todo está solitario, triste, sólo la lluvia permanece inherte

incansable, sin parar, sus gotas te mojan, y te embarga

una enorme soledad, tristeza en el alma

y poco a poco la noche empieza asomar.

Esa lluvia incansable que no cesa de parar


Angela Ucher Soto

derechos reservados.









Publicado por angela.67 @ 19:23
Comentarios (0)
Comentarios