Jueves, 20 de noviembre de 2014

Con los ojos de una niña, quisieras que el mundo fuera de otra manera, vienes a esta vida, sin saber lo que ella  te traerá, inocentemente vives una serie de circunstancias, felices y otras amargas, pero siempre mantienes la ilusion y la esperanza de que tu vida cambiará en algun apartado de ella.

Nací en una familia trabajadora de clase media, en el entorno familiar era la única niña muy esperada por mis padres y por mi hermano de 20 años, tuve una desgracia de un accidente, mientras mi vida transcurrio felizmente dentro del disgusto, a los ocho años, ingrese en el hospital clinico de Barcelona en el estuve 4 años y un año en el hospital del Valle Hebron en la unidad de quemados, hasta los catorce, asi que mi infancia estuvo rodeada de médicos y enfermeras siempre, hechando de menos a otros niños, el colegio, los juegos etc., mis padres jamas me dejaron sola siempre estaban a mi lado en todo momento. luego en la adolescencia, me puse ha trabajar, a los 16 y enseguida conoci a mi primer marido, con el cual tuve mis dos hijos, fue una etapa bonita, porque éramos jóvenes y todo nos parecia bonito, llegó la muerte de mi padre, un golpe muy grande para mi, me costo, mucho superarla pero al final lo logré, fueron años dificiles, amargos, luego vino mi separación y divorcio, fue duro, pero se pasó como se pudo, nunca llegue a pensar lo que la vida me depararia, esa inocencia que tenía desaparecio, al igual que la alegria, fueron años malos, tambien perdi a mi madre, y eso fue lo peor, el mayor puntal que tenía se me fue para siempre, me volvi a casar de nuevo, y tambien me salio mal por circunstancias de la vida, y hoy por hoy, estoy sola, tengo el cariño de mis hijos aunque ellos estan independientes, pero los veo bien, y eso me satisface.

 Nunca llegue a pensar todo lo que he vivido, a veces me paro y miro hacia atrás y me parece mentira que un ser como yo era tan debil e inocente hubiera pasado por todo lo que he vivido, nunca me lo hubiera imaginado,pero doy gracias a ello, porque me ha hecho más fuerte, he tenido la suerte de conocer personas importantes, que me han dado mucho cariño, y he aprendido mucho de ellas, el hacerme mayor me ha endurecido el alma, pero sigo siendo la misma niña de mirada inocente con un corazon lleno de amor y ternura que eso nunca cambia, y tampoco quiero.

Quiero mantener siempre esa parte de niña en mi corazón, y seguir adelante pues dentro de dos meses cumplire 60 años, y me pregunto muchas veces, que me deparará el destino, todas las personas estamos en esta vida con algun propósito, una mision que cumplir, y cuando se termina nos vamos, por eso porque hay tanta maldad en nosotros, si al final no nos llevamos nada, todo lo dejamos, y vendran otros a seguir nuestro camino lo que hemos dejado atrás.

Cúando eres niña no te imaginas lo que la vida tiene guardada para ti, es como un tren donde se sube gente y baja unos se quedan a tu lado y se bajan en diferentes estaciones, algunas personas te duelen su partida pero las que amas se quedan a tu lado hasta el final del trayecto, si pueden te cojen de la mano hasta el final sino te dejan sola para que tu llegues y asi habras cumplido tu mision con éxito.


Publicado por angela.67 @ 0:40
Comentarios (0)
Comentarios