S?bado, 12 de julio de 2014

Contemplo el mar, el reflejo de la luna en él

ese anochecer que tanto he soñado

poderlo a tu lado ver.

Pero ya no importa, me he acostumbrado

a la soledad de mi alma

a estar sin tí, sola en la sombra.

Las golondrinas me acompañan

su revolotear me ayudan a olvidar

todas mis penas y mis agobios

ellas son el reflejo de mi sentimiento.

Por eso hay días en que me asomo

para poderlas contemplar,

su vaiven de idas y venidas

esos reflejos en el mar

esa paz que en momentos se anhela

esos recuerdos que nunca se quieren olvidar.

Angela Ucher Soto

derechos reservados.


Publicado por angela.67 @ 16:00