Domingo, 02 de febrero de 2014

¿Pero tú quien eres

poeroso dueño,

corazón, oscuro

palpitar del tiempo?

Yo nunca te busco

y siempre te encuentro.

¿Por qué me persigues

si yo no te hiero?

¿Por qué al invisible

hilo de tu sueño

suspendes mi alma

de sombra y silencio?

Por qué no te ogio?

Por qué no te veo?

Por qué no me hablas?

¿Por qué no te siento?

Parece que al cabo

de tanto misterio

la via es un puro

anonadamiento.

Jose Bergamin.


Publicado por angela.67 @ 15:36
Comentarios (0)
Comentarios