Jueves, 07 de noviembre de 2013

Aquel atardecer, te acuerdas, tu y yo

sentados en las rocas a la orilla del mar

con la suave brisa que nos acariciaba 

y nosotros no parábamos de hablar, 

entre risas, se nos hizo de noche

y una paloma nos avisaba, de que

era hora de marchar, pero no nos

dábamos cuenta y no haciámos más que hablar

que maravillosa tarde la de aquel dia

en donde vi ese mágico atardecer

a tu lado fue un momento muy grato

mirándote como hablabas sin parar

una conversacion muy amena que pasaban

las horas sin apenas darnos cuenta.

Ese atardecer nunca se me 

llegará a olvidar

pues a tu lado siempre 

me lo harás recordar, gracias

por  haberme hecho tan feliz

una tarde cualquiera a la orilla del mar.


Angela Ucher Soto

derechos reservados.




Publicado por angela.67 @ 22:35
Comentarios (0)
Comentarios