Lunes, 26 de agosto de 2013

 

Por fin, vi cumplido mi deseo, mis primeras vacaciones en soledad, sólo fueron tres dias pero te puedo garantizar que han sido los más maravillosos que he vivido, en un hotel con piscina, y la playa a muy poquitos metros, apenas cinco minutos andando, un rincon típico de la costa brava, donde el agua era cristalina, no profunda sino, que tenias que andar para que te cubriese, un lugar idóneo para el relajamiento y la paz, luego, cayendo la noche, un paseo por la orilla del mar, saboreando el calor de sus olas rozando tus pies bajo el reflejo de la luna llena, fueron esos dias que cumplia su ciclo, admirando su belleza sin igual y hablandole abiertamente de mis sentires, bien entrada la noche, a una sala de baile degustando un dulce coctel todo ello amenizado con buena música, y a una hora prudencial a la habitacion, muy acogedora con aa, televisión y una confortable cama, fueron tres dias inolvidables para mi. 


Publicado por angela.67 @ 21:12
Comentarios (0)
Comentarios