Lunes, 26 de agosto de 2013

En esta cálida y mágica noche

al final, fuimos dos en uno

nuestras miradas intensas

hablaron por si solas, se entiendieron

con la luz que la luna que nos iluminaba

todo nuestro esplendor le cautivaba,

bajo su reflejo nos incitaba

a ese amor que los dos gritábamos

como dos locos enamorados, nuestras

almas juntas y nuestros labios

fundiéndose en un apasionado beso.

En esa noche mágica donde todo es fuego

es pasión, tumbados en la húmeda arena

donde las olas tocaban su melodia

que a su vavien nos enamoraba cada vez más

en esa noche para nosotros dos mágica.

 

Angela Ucher Soto

derechos reservados.

 


Publicado por angela.67 @ 21:05
Comentarios (0)
Comentarios